jueves, 20 de abril de 2017

TAG SERIES

¡Hola chic@s! ¿Cómo os está yendo la semana? Para distraeros un rato, hoy traigo un tag que vi la semana pasada en el blog de mi querida Mart, Mis alas literarias. No lo conocía y me lo pasé tan bien leyendo sus respuestas que decidí al momento que lo compartiría también con vosotr@s. Porque tengo que reconocerlo, cuando no estoy leyendo seguramente ando viendo alguna serie espachurrada en el sofá comiendo alguna chuchería o esperando que me de sueño para ir a dormir. Así que me pareció muy buena idea aprovechar que tenía tanto material para contestar estas 15 preguntas.
Os aviso de que es un poco largo pero muy entretenido. ¡Vamos allá!

1.- Serie favorita.
Creo que por muchas series que haya visto o vea mis serie favorita siempre será Friends. Su estreno y emisión coincidió con mi adolescencia y ver como unos chicos y chicas en edad adulta se lo pasaban tan bien, te hacían reír y representaban tan bien el sentimiento de la amistad en una ciudad como Nueva York, era lo más. Yo también quería tener una panda de amigos tan variopinta y con una cafetería tan acogedora como el Central Perk para ir a tomar café.


2.- Serie que te da vergüenza admitir que ves.
Ahora mismo ninguna pero si me hubiesen preguntado hace unos años quizá hubiera dicho alguna del canal Disney Channel. Siempre he mantenido muy viva la niña que hay dentro de mí, ya lo sabéis, y me gustaba ver series como Los Magos de Waverly Place o Hannah Montana. Y diréis que no tenía que tener vergüenza por verlas, no? Yo no la tenía pero mis amistades de entonces (que afortunadamente ya no están en mi vida), sí la sentían y no lo comprendían del todo. ¡Peor para ellos! Mis sobrinos y primas pequeñas estaban encantados de que un adulto supiera los nombres de sus personajes de la tele favoritos y no les importara cantar sus canciones en las fiestas de cumpleaños con los otros niños. ¡Soy una tía-prima mayor la mar de divertida!

             


3.- Personaje favorito.
Esta es muy difícil porque tengo muchos a los que recuerdo con un tremendo cariño. Así que diré dos, uno de hace tiempo y otro más reciente. El primero es Phoebe, esa chica dulce que inventaba canciones sin rima, reía por todo, defensora a ultranza de los animales y el medio ambiente y que era capaz de ver la parte buena de todas las personas. Aunque cuando se enfadaba tenía su carácter también.
El segundo es Sheldon Cooper con sus rarezas, manías, intelecto sin igual y peculiaridades que sacan a todo el mundo de quicio.
Como veis dos personajes muy opuestos, una es puro instinto y el otro todo lógica, pero muy amigo de sus amigos y buenas personas con un corazón muy grande. ¡En la variedad esté el gusto!

  
                                                                                      

4.- Serie a la que te has enganchado y no te lo esperabas.
Pues aquí tengo que decir Los 100. Primero empezó a verla mi padre y siempre me estaba hablando de ella, a lo que yo le respondía: “Sip, puede estar bien. Ya la veré.” No le hacía mucho caso y dejaba que siguiere hablando de la serie sin mostrar mucho entusiasmo. Hasta que un día, por aburrimiento, la puse y a partir de entonces fue como: ¡Ay mi madre, esto es muy diferente a lo que he estado viendo hasta ahora! Y ahora espero a que lleguen los martes por la noche para verla en el canal Syfy. Y si no puedo, la grabo.
Sobra decir que después la comento con mi padre y debatimos ampliamente sobre la conducta humana ya que por mucho que lleguemos a sufrir y por mucho tiempo que pase, estamos condenados a cometer los mismos errores. Los que la seguís ya sabéis de que os hablo. Y los que no ya estáis tardando en empezar a verla.



5.- ¿Qué serie de televisión quieres protagonizar?
Diría que algún personaje femenino de Los 100 porque son muy fuertes e independientes pero no me gusta la violencia así que preferiría un papel cómico en Friends o de vampira enamorada en The Vampire Diaries.


6.- Serie de tu infancia.
¿Solo puedo decir una? Porque tenía unas cuantas: Dr. Slump, Dragon Ball, Los Caballeros del Zodíaco, Candy Candy... Pero me quedaré sin lugar a dudas con Dragon Ball. Era la serie que me acompañaba mientras merendaba o hacía los deberes todas las tardes al llegar del colegio y que pude disfrutar en compañía de mi hermano pequeño. Todos los niños en el colegio la veíamos. Era cómica, tenía acción y una canción muy pegadiza.


7.- ¿Alguna vez te has puesto de tono de llamada la canción de una serie?
De tono de llamada no porque soy fiel a la que me ha acompañado siempre desde que fue posible personalizarla pero como tono de alarma o notificación, sí. De hecho aún la llevo, jejeje, Para despertarme tengo el Moment Piano de Marmalade Boy. ¿Alguien la recuerda?


8.- ¿Qué serie has abandonado después de muchas temporadas?
The Flash. No es que la abandonara tras muchas temporadas sino que básicamente me cansé hacia el final de la primera temporada creo recordar. Y eso que a mí me gustan muchísimo los superhéroes. Soy una gran fan de la factoría Marvel y no me pierdo ninguna película pero en cuanto a las series... No es lo mismo, sorry.

9.- ¿Has forrado tu carpeta con fotos de series?
A pesar de ser de las que llevaba las carpetas muy curradas con pegatinas y fotos recortadas de las revistas, eran más de grupos musicales que de series.

10.- Malo favorito.
Annalise Keating de Cómo defender a un asesino. Esta mujer es capaz de todo y no le tiembla el pulso a la hora de tomar según qué decisiones a pesar de las lagrimas que tan a menudo le surcan la cara mientras se toma un vodka a palo seco. ¡Y sus alumnos no se quedan atrás!


11.- Serie que le gusta a todo el mundo menos a ti.
No me matéis porque sé que hay mucho seguidor de esta serie por aquí pero he de decir The Walking Dead. Vi la primera temporada y estuvo bien pero a partir de ahí ya no le volví a pillar el gusto. No sé, se ve que los zombies no son lo mío.

12.- Mejor final de una serie.
Con el final de Friends fue inevitable no soltar alguna lagrima y también recuerdo que me supo mal que acabara Mujeres desesperadas. Ver lo solo que quedaba el apartamento de Monica y Rachel fue tan duro como ver como Bree, Susan, Lynette y Gaby abandonaban Wisteria Lane.

  

13.- Serie pendiente.
Tengo pendientes la séptima y octava temporada de The Vampire Diaries, mi otra serie favorita a parte de Friends. Empecé a verla en cuanto la empezaron a emitir por el canal autonómico catalán para seguirla mucho tiempo después en el canal TNT. Después le perdí el rastro pero afortunadamente hace unos días he podido retomarla. ¡Y estoy tan contenta! Los vampiros siempre me han fascinado y el trío Elena/Stephan/Damon es para mí totalmente irresistible. Y doy gracias por haber evitado hasta ahora los spoilers del final de la serie. Así que absteneros de fastidiarmelo o rodarán cabezas. ¡Avisad@s estáis!

14. Pareja favorita.
En esta sí que me voy a saltar las normas y voy a mencionar más que una escogiendo a Monica y Chandler; Sheldon y Amy y Elena y Damon. Tres parejas totalmente diferentes entre sí.

                    
                                


   
  

15.- Series que estás viendo actualmente.
Ahora mismo estoy siguiendo varias series a la vez, la verdad sea dicha: Cómo defender aun asesino, Los 100, The Vampire Diaries, Younger, The Big Bang Theory, Mom o Anatomía de Grey. Y estoy a la espera de retomar cuando las vuelvan a emitir, Vikings, Juego de Tronos y Outlander.


Espero que os lo hayáis pasado bien o haya logrado haceros desconectar de la rutina por unos instantes. Sobra decir que animo a todo aquel que quiera hacerlo y que agradeceré me de un toque cuando lo publique para poder echar un vistazo. Mientras, podéis dejar vuestros comentarios a continuación. Estaré encantada de ver si coincidimos en alguna respuesta.


Nos leemos en el próximo post.

martes, 18 de abril de 2017

VALIENTE VERA, PEQUEÑA SARA DE ANDREA LONGARELA, NEÏRA



Fecha de publicación: 17 de febrero de 2017
Género: Novela Romántica
Editorial: CreateSpace Independent Publishing Platform
Número de páginas: 246
Encuadernación: Rústica
Precio: 2,99 € formato digital; 11,86 € tapa blanda

Sinopsis
Vera, Sara y Alexander eran inseparables. Siendo adolescentes, habían establecido un vínculo especial, una amistad inquebrantable; habían trenzado sus vidas con nudos en apariencia irrompibles. ¿Por qué entonces, en la actualidad, Sara se siente sola? ¿Por qué hace años que no está cara a cara con ninguno de los dos? ¿Por qué los veranos en el lago ya no son tan mágicos como en algún momento fueron? ¿Por qué resulta tan fácil romper las promesas? Dos hermanas, un chico y el lago como único testigo de una historia que marcó la vida de cada uno de ellos. Una novela sobre esas decisiones cobardes que tomamos en algún momento, pero también sobre personas valientes que les hacen frente. Sobre esa amistad profunda que se forja en la juventud y que sobrevive incluso al paso más cruel del tiempo. Sobre el miedo, el rencor, el fracaso. Pero también sobre el amor; el amor por la familia, por los amigos, por el hogar, por aquellas personas que poseen la capacidad de hacer que tu mundo gire o deje de hacerlo. Sobre un amor de verano y sobre el amor de toda una vida.

Opinión personal
Esta es la primera vez que leo a Neïra. No lo había hecho antes no porque no la conociera sino porque todavía no había sentido la necesidad de sumergirme en una de sus historias. Pero tras las insistentes voces de dos buenas amigas que no paraban de decirme que leyera este último título, acepté a hacerlo y he de decir que hice bien y que como siempre estas dos chicas tienen muy buen gusto para escoger lecturas. Así que, ¡muchas gracias @sunny_leywell y @JudithBali90! Aún me quedan unos cuantos libros que descubrir de la larga lista de recomendaciones que me sugerís cada vez que hablamos, jeje.

Vera y Sara son dos hermanas que quedan huérfanas siendo muy pequeñas y se trasladan a vivir con su abuela a un pequeño pueblo cerca de un lago. En su temprana adolescencia, conocerán a Alex, el chico que pasa los veranos en la casa de al lado, y a partir de entonces se forjará entre ellos una amistad difícil de quebrantar. Los chapuzones en el lago, las bromas, las tardes compartiendo un helado y el cálido clima de los días estivales, serán testigos de cómo estos tres chicos van creciendo y pasan de niños a adolescentes con todas las inquietudes y cambios que ello conlleva, no solo en el terreno emocional sino también físico. Aquí tengo que destacar el talento de su autora por saber transmitir a la perfección ese cambio, haciendo de Sara, Vera y Alex unos personajes reales, cercanos y que para nada se asemejan a los estereotipados chicos y chicas que últimamente llenan las páginas de la mayoría de novelas (por no decir todas) que abarcan edades comprendidas entre la adolescencia y la edad adulta. Pero este es un tema muy amplio en el que no vamos a entrar ahora.

Un primer verano en el que tres chicos se fueron trenzando y comenzaron a formar nudos, quizá irrompibles.”


Como decía, Neïra posee una sensibilidad, una delicadeza y ternura en su forma de escribir que hace que sus palabras atraviesen el papel para ir directamente al corazón de la persona que la está leyendo. Hace que los sentimientos cobren forma y creerme si os digo que de verdad he sentido la brisa del verano, los últimos rayos de sol en los atardeceres, el agua fría del lago y la sensación de hormigueo en la piel al recordar las amistades que yo misma hice de pequeña estando de vacaciones con mis padres y ese chico tan especial que nos hizo sentir mariposas en el estómago.

Porque esta novela trata de todo esto: de la verdadera amistad, los lazos fraternales y el primer amor de verano.

Alternando la voz de Sara y Alex, con pequeños saltos temporales que nos arrastran a esos cinco veranos en los que los tres se conocieron y se convirtieron en uno solo, nos situamos en el presente. Un presente en el que muchas cosas han cambiado pero en el que los dos aún se pertenecen el uno al otro y en el que el mensaje que la novela quiere transmitir cobra verdadera fuerza: valentía para tomar decisiones que no nos gustan o para las que creemos no estar preparados; el miedo que nos paraliza a la hora de dar el primer paso; la soledad y el abandono que sin remedio la vida nos impone sin importarle si estamos preparados o no.

-No importa tener miedo, Sara. El miedo es bueno. El miedo nos hace intentar ser valientes. Si no tuviéramos miedo, ¿qué tendría de valiente un acto? El miedo nos activa y nos ayuda a sobrevivir, no lo olvides nunca. ¿No lo sientes ahora? ¿No te sientes más viva que nunca? “


Valiente Vera, pequeña Sara es una novela imprescindible si sois almas soñadoras y enamoradizas; si añoráis los veranos en el pueblo; si sois de los que creéis que nuestro hogar se encuentra en las personas que queremos; si, en definitiva, a pesar de sentir miedo, estáis dispuestos a saltar.

"-Sara, en la vida no eres lo que logras, sino lo que superas. Tres, dos, uno...¡salta, valiente!"


Nos leemos en el próximo post.

jueves, 13 de abril de 2017

LA CHICA QUE DEJASTE ATRÁS DE JOJO MOYES



Fecha de publicación: 16 de marzo de 2017
Género: Novela contemporánea, narrativa romántica
Editorial: Suma Internacional
Número de páginas: 528
Encuadernación: Rústica con solapas
Precio: 19,90€

Sinopsis
La autora de Yo antes de ti vuelve con una historia que te emocionará.
Dos mujeres separadas por un siglo pero unidas por su determinación a luchar por lo que más aman.
A cualquier precio.
En 1916 el artista francés Édouard Lefèvre ha de dejar a su mujer, Sophie, para luchar en el frente. Cuando su ciudad cae en manos de los alemanes, ella se ve forzada a acoger a los oficiales que cada noche llegan al hotel que regenta. Y desde el momento en que el nuevo comandante posa su mirada en el retrato que Édouard pintó a su esposa nace en él una oscura obsesión que obligará a Sophie a arriesgarlo todo y tomar una terrible decisión.
Casi un siglo más tarde, el retrato de Sophie llega a manos de Liv Halston como regalo de boda de su marido poco antes de su repentina muerte. Su belleza le recuerda su corta historia de amor. Pero cuando un encuentro casual revela el verdadero valor de la obra, comienza la batalla por su turbulenta historia, una historia que está a punto de resurgir, arrastrando con ella la vida de Liv.




Opinión personal
A estas alturas son pocas las personas que no conocen a Jojo Moyes, más aún tras la adaptación cinematográfica de su novela Yo antes de ti con Emilia Clarke y Sam Claflin en el reparto. En lo que a mí respecta, tras conocer la desgarradora historia de Louisa y Will tras su publicación aquí en España, no pude resistir en leer algo más de esta escritora y continué con Uno más uno, que sin duda, hizo que confirmara a Moyes como una de esas autoras a tener muy en cuenta y no dejar escapar. Así que empecé a esperar con impaciencia que se tradujeran otros trabajos suyos y a día de hoy creo que ya lo tengo todo. Primero conseguí Después de ti, la esperada continuación de la ya mencionada y aclamada novela que la dio a conocer; después Hasta siempre, mi amor en formato digital y el pasado mes de marzo, en una compra más que impulsiva, amplié la familia con su último título La chica que dejaste atrás y otros tres títulos que la editorial De Bolsillo tuvo la gentileza de sacar con unas portadas a cual más preciosa: La casa de las olas, El bazar de los sueños y Regreso a Irlanda. De esta última solo había visto un ejemplar de segunda mano en un mercadillo de libros aquí en Barcelona y no había vuelto a saber nada más, así que me consideré muy afortunada al poder llevármelas todas a casa en un mismo día. Todavía no las he leído todas, no obstante. Por un lado no he tenido tiempo para hacerlo y tampoco creo que sea muy prudente leer de un tirón a una misma autora. Para mí es necesario cambiar de escritor e incluso de género para no caer en la monotonía o un bloqueo lector de esos que no te permite disfrutar de la lectura.
Así que de momento, os hablaré de La chica que dejaste atrás y más adelante ya os iré contando más cosas de sus otras novelas.

Por lo que he contado hasta ahora, podría parecer que he disfrutado mucho con la novela tal y como lo hiciera con los títulos que he mencionado al principio (Yo antes de ti y Uno más uno) pero no ha sido así o, al menos, no en gran medida. Espero que al final de la reseña entendáis el por que.

Dividida en dos partes, nos narra la historia de dos mujeres en dos siglos diferentes y con vidas que nada tienen que ver una con la otra pero a las que une un retrato.
Por un lado tenemos a Sophie Lefèvre, una sencilla y muy trabajadora mujer que vive con sus hermanos y sobrinos en el pueblo francés de St. Péronne durante la ocupación alemana en la Primera Guerra Mundial. Regenta el antiguo hotel de sus padres ya fallecidos y lucha por salir adelante a diario sin nada que llevarse a la boca y el recuerdo de su marido Édouard, un artista al que no ha quedado más remedio que luchar en el frente.
Por otra tenemos a Liv Halston, una mujer que ya en el Londres de 2006 perdió hace cuatro años a su marido y que ha sido incapaz de recuperarse y tomar las riendas de su vida. Una vida que oscila entre la casa de vidrio que construyó para ellos David, el marido fallecido, y las deudas que cada vez se acumulan más y a las que no sabe cómo hacer frente. Solo el retrato que él le regaló en su viaje de novios la mantiene un poco a flote. Pero esa sensación no durará para siempre cuando los herederos del cuadro lo reclamen y para ello recurran al único hombre al que Liv se ha atrevido a acercarse en años, Paul.

Como no os puedo desvelar mucho más para no estropearos la lectura en caso de que os animéis a hacerlo, os diré que si bien la historia de Sophie me llegó por completo al alma y viví y lloré con ella y los suyos la pérdida, la frustración de no poder escapar de todas las injusticias y crueldad que conlleva una guerra, la de Liv, no me impactó como debiera. A ver, entiendo que estaba muy enamorada de su marido y lo perdió de una día para otro pero cuando vienes de leer un drama como el de Sophie y los centenares o miles de personas que padecieron las miserias del hambre, las bombas, las torturas o los abusos, no me pidáis que empatice con una mujer que está sana, tiene a su padre a su lado y amigos y un hombre que se acaba de enamorar de ella y quiere verla feliz.

Si le di una oportunidad y seguí leyéndola fue porque habla de un tema que como licenciada en historia del arte (aunque no ejerzo) me interesaba y mucho, que es el expolio de obras de arte por parte de los alemanes en ambas guerras mundiales y cómo las leyes tuvieron que hacer frente a los familiares que en su día decidieron recuperarlas tras la pérdida que supuso para ellos ser despojados de todo aquello que les pertenecía por derecho y que tan vilmente les fue arrebatado. Esta parte junto con la valentía y fortaleza que muestra Sophie, su manera de no flaquear cuando a mí me temblaban las piernas al imaginarme en una situación parecida, es lo que hace bajo mi punto de vista que la novela valga la pena. No sé, quizá si Liv no hubiese sido otro personaje con tanto drama mi opinión sería diferente ya que hubo un momento en el que dieron ganas de zarandearla para que despertase y viera que su vida no era tan mala como ella creía. O quizá era precisamente eso lo que perseguía despertar en nosotros Moyes con este personaje. ¿Qui le sait?

Otro aspecto que me gustaría comentar es el de la portada ya que tengo sentimientos encontrados respecto a ella. Entiendo que han querido mantener una misma linea para identificar o diferenciar a Jojo Moyes de otros autores con esos colores y esa tipografía pero si os fijáis en las portadas de sus otras novelas publicadas en edición de bolsillo y teniendo en cuenta la historia tan real y dramática que se nos relata, yo hubiera escogido otro diseño. Creo que esos colores azul y amarillo no le otorgan la seriedad que debiera. Más bien parece una portada para una novela chic lit. ¿A vosotr@s qué os parece?

Pero bueno, dejando a un lado el “mal rollo” o antipatía que me haya podido generar un personaje en cuestión, se agradece el trabajo hecho por la autora y que queda reflejado en los agradecimientos al mencionar sus fuentes para poder escribir sobre un espacio apenas documentado de la historia de la Primera Guerra Mundial y a los consejos que recibió sobre la restitución y procedimientos legales y prácticas jurídicas sobre el expolio.

Ahora solo me queda seguir leyendo los otros libros que compré y esperar haber acertado con ellos tras el regusto amargo que me ha dejado parte de esta historia.

A los que la habéis leído ya, ¿habéis sentido lo mismo con respecto al personaje de Liv? Y los que todavía no lo habéis hecho, ¿le daréis una oportunidad?


Nos leemos en el próximo post.

martes, 11 de abril de 2017

BOOK TAG SI YO FUERA UN LIBRO #9

Hola chic@. Últimamente no paro de ver Book Tags en los blogs que visito con más asiduidad y este hecho, unido a que me hayan nominado en alguno de ellos, me ha animado a hacer uno a mí también. Para esta ocasión he escogido el de Si yo fuera un libro. ¿Lo conocéis? Tanto si es así como si no, os invito a que sigáis leyendo y averigüéis qué tipo de libro sería. Antes dejadme dar las gracias, por eso, a la gatita que hay detrás del blog Diario de un gato negro por acordarse de mí.


¿Cuál sería el formato del libro? 

Una edición normal en rústica con solapas. Un formato cómodo y al que todos estamos acostumbrados a llevar encima con nosotr@s en nuestro día a día en bolsos y mochilas. Eso sí, querría una portada con letras en relieve como las de la serie Volver a verte de Alice Kellen para Titania o las imágenes de La Reina Roja de Océano Gran Travesía.


¿Cuál sería el género del libro?

Esta es muy fácil. Supongo que los que me seguís desde hace tiempo no os sorprenderá que diga romántico o juvenil. Soy una enamorada del amor, de la vida y los pequeños detalles (o lo intento) así que me gustaría que mis páginas contaran alguna historia bonita con un final feliz pero realista y con un mensaje positivo hacia la vida, la amistad, la familia y las relaciones personales en general. Por eso también he mencionado el género juvenil, por la gran cantidad de narrativa de calidad que se está publicando tanto dentro como fuera de nuestro país con tramas y personajes a las que antes muy poca gente era capaz de dar voz.


¿Tendría algo de ficción?

Sí, algo de ficción habría ya que no sería una novela autobiográfica y no descartaría la posibilidad de introducir algún elemento fantasioso para darle un punto de magia al relato.


¿Abarcaría un período largo o corto de tu vida?

Preferiría que fuera corto pero si la trama requiriese algún salto en el tiempo para ser creíble, la alargaría para ser coherente en todo momento con lo que está ocurriendo.


¿Habría algún antagonista? 

Tanto en la vida real como en la de ficción hay antagonistas así que sí, habría antagonistas. Sobre todo para poder llegar a transmitir cuales son los valores que para mí son primordiales e una persona y cuales son aquellos que no soporto. Aunque eso no quiera decir necesariamente que unos son los buenos o correctos y los otros no. Cada uno anda su camino por la vida como puede y con los zapatos que se ha calzado para ese fin.


¿En qué tiempo estaría narrado? 

Supongo que en presente y primera persona por ser a lo que más estoy acostumbrada.


¿Cómo estaría acomodado el tiempo en tu libro? 

Sería un continuo de tiempo normal: mañana, tarde y noche; días, semanas y meses.


¿Habría algún giro en la trama? 

Por supuesto, como en la vida misma, habría un punto de inflexión que lo marcaría todo y se destaparían sentimientos ocultos, secretos, un pasado turbulento... cosas de ese estilo.


Y vosotr@s, ¿qué libro seriáis? ¿Lo habéis pensado alguna vez? ¿Hay alguna trama rondando en vuestra cabeza de la que os gustaría ser protagonistas? Contadme. Todos los comentarios son bien recibidos e intento contestarlos todos.
Como es habitual, no nomino a nadie pero os invito a hacerlo a todos aquellos que os apetezca.



Nos leemos en el próximo post.